No entiendo lo que escribe: Problemas de disgrafía en niños

Si no entiendes lo que escribe tu hijo, es posible que se deba a un problema de disgrafía. En este artículo te explicamos los síntomas y las claves para ayudarlo…

¿Tu hijo tiene “mala letra”? ¿Une o separa palabras de manera inadecuada? ¿Coge mal el lápiz? ¿Aprieta tanto el lápiz que parece que vaya perforar el papel? ¿Invierte las letras? ¿La estructura del texto es inadecuada? Estos son algunos signos de que presenta un problema de disgrafía. Así pues, si no entiendes lo que escribe, puede tener una causa. Y lo más importante, puede tener solución.

La disgrafía es un trastorno asociado a la dificultad en el aprendizaje de la escritura que se ve reflejado por una escritura desordenada con un estilo de letra generalmente ilegible.

La causa puede ser debida a una dificultad motriz, en donde la forma de coger el lápiz, la presión que ejerce en la sujeción no es la adecuada y/o debido a una dificultad en el lenguaje, en este caso, se refleja en una escritura con faltas de ortografía y un texto inconexo.

¿Cómo puedo sospechar que mi hijo presenta un problema de disgrafía?

Las formas de saber si tu hijo tiene problemas de disgrafía es prestando atención a los síntomas de este trastorno. Generalmente, la disgrafía va asociada a uno o varios síntomas que pueden ir desde:

  • Letra ilegible.
  • Escritura lenta.
  • Texto sin coherencia.
  • Faltas de ortografía.
  • Confusión de letras.
  • Unión y separación de palabras.
  • Pérdida de interés por la escritura.
  • Abandono de tareas escolares.
  • Malas notas.

En este momento, si detectamos que nuestro hijo presenta de forma continuada algunas de estas dificultadas, deberemos poner nuestro empeño en ayudarlo.

¿Qué hacer si pensamos que nuestro hijo tiene problemas al escribir?

El primer paso sería consultar con un profesional, el cual determinará si realmente presenta un problema de disgrafía, cuál puede ser la causa  y el alcance del mismo.

Si el problema es debido a una dificultad motora, por ejemplo, excesiva presión del lápiz, poca fuerza en la escritura, trazo inestable, mala coordinación motor, etc., el profesional más adecuado para ello es el terapeuta ocupacional, que con una serie de ejercicios destinados a mejorar la habilidad motora fina, le ayudará a tener una letra legible y “bonita”. En este punto, lo más probable es que el problema de no entender lo que escribe se acabe: Tiene una solución relativamente sencilla.

Por el contrario, si los errores son del tipo confusión de letras, errores ortográficos, textos sin sentido, etc., el profesional adecuado es el logopeda.

En el ejercicio de su trabajo, un logopeda trata de determinar la mejor solución posible. Según cuales sean sus dificultades se puede ver afectada una o ambas rutas implicadas en la escritura:

  • Ruta fonológica o subléxica:  se convierten las representaciones de fonemas en grafemas, es decir, escribimos las palabras tal como las oímos. El problema se encuentra en que a través de esta vía se pueden cometer errores asociados al sonido. Ejemplo: «girafa»por jirafa. «zerilla» por cerilla.
  • Ruta directa o léxica:  esta ruta nos permite escribir todas las palabras familiares  incluidas las de ortografía arbitraria (por ejemplo, que la palabra «verbo» se escriba primero con “v” y  con “b”). Estas palabras, se encontrarían en el léxico ortográfico . Gracias a que el niño la ha visto en muchas ocasiones, más fuerte es esa representación en el léxico ortográfico, y menores son  las dudas del niño  de su correcta ortografía

Tipos de disgrafía

Estos son los principales tipos de disgrafia:

•         Disfrafia fonológica: Se produce cuando está afectada la ruta fonológica, utilizando la ruta léxica.

–          Se caracteriza fundamentalmente por la dificultad para la escritura de pseudopalabras (palabras inventadas), palabras en otro idioma  y palabras poco familiares, en presencia de una adecuada escritura de palabras familiares.

–          Errores: dificultad para escribir palabras inventadas, escribiéndolas como palabras reales (lexicalizaciones). Errores derivativos: escribir zapato por zapatero.

•         Disgrafía superficial: Se produce cuando está afectada la ruta ortográfica o léxica por lo que se utiliza la ruta fonológica.

–  Escriben bien las palabras regulares y pseudopalabras, pero cometen errores en palabras irregulares. 

–    Errores: escriben lo que oyen, como vaca por “vaca” y “baca” de forma aleatoria.

•         Disgrafía profunda: Surge cuando están afectadas ambas rutas: disgrafía superficial y  disgrafía fonológica severa.

–          Errores: un cúmulo de errores combinados de las dos disgrafías arriba explicadas.

También es posible que el movimiento de la mano y presión que se ejerce sobre el lápiz sea correcta y no existan faltas de ortografía, sin embargo, se produce escritura en espejo. Esto ocurre cuando nuestro hijo escribe las letras orientadas hacia en otro sentido como si las estuvieras viendo a través de un espejo.

            La escritura espejo suele darse con letras que se escriben igual, pero que presentan una orientación diferente.  Por ejemplo, escribir “doca” cuando quieren escribir “boca” oqato” cuando quieren escribir “pato”.

                        Una posible causa de cometer este tipo de errores es porque no tengan clara la “orientación espacial”, es decir, la capacidad de saber posicionarnos en el espacio y de seguir instrucciones para llegar a un determinado lugar.

Puede que el signo más probable de que estamos ante un problema de orientación espacial y no un problema de disgrafía se deba a cuando estas dificultades se extienden mas allá de la escritura, discriminar izquierda, derecha, puntos cardinales, agujas del reloj, etc. Ante esta situación, un psicólogo puede ayudar a su hijo.

 Generalmente, estos signos no se producen de forma aislada y suelen presentarte varios síntomas a la vez.

¿Cuál es la diferencia entre dislexia y disgrafia?

¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo a superar el problema de disgrafía?

Ambos son trastornos que hacen referencia a la comunicación escrita, la diferencia radica en que la dislexia es una dificultad en la adquisición en el proceso lecto-escritor, es decir, que repercute en el aprendizaje de la lectura y también en el de la escritura. Los errores  de los que hemos hablado anteriormente también se producirían en la lectura, confusión de letras, invención de palabras, cambiar el orden de las letras…

Mientras tanto, en la disgrafía, la lectura es correcta, tanto precisión, velocidad y comprensión escrita. Solo se ve afectado el aprendizaje de la escritura.

La mejor manera de ayudar a nuestro hijo es consultar al profesional adecuado, pues él será quien determine cuál es la causa de la disgrafía y diseñará un plan de intervención para lograr superar sus dificultades.

Igualmente, el tratamiento en casa también es necesario, debido a que este tipo de dificultades necesitan un trabajo diario, con fines de conseguir resultados positivos.

Debemos tener presente que este tipo de refuerzo en casa no debe convertirse en una tarea tediosa para el niño ni para los padres. Se trata de hacer actividades lúdicas que le permitan aprender en un contexto familiar, pudiendo disfrutar de la compañía de familia y amigos.

Desde la Clínica Polivalente RCB proponemos las siguientes

Si tu hijo tiene dificultades en la motricidad fina podéis jugar a:

  • Hacer bolitas de plastilina con los dedos índice y pulgar.
  • Clasificar pompones de colores con pinzas en cajas, según el color.
  • Hacer collares de macarrones.
  • Poner gomas elásticas en un tubo (rollo de papel de cocina).
  • Escribir letras en sal con el dedo.
  • Clavar palillos en un corcho.
  • Meter bolitas en un palillo.
  • Meter garbanzos en una botella con los dedos índice y pulgar.
  • Poner pegatinas.

En caso de que la causa de la disgrafía sea una dificultad en el lenguaje, como hemos mencionado anteriormente en cualquiera de las dos vías utilizadas para la escritura (o ambas), proponemos las siguientes actividades:

  • Representar las palabras con dibujos. Por ejemplo (al escribir la palabra “vaca” y dibujando el animal haciendo que los cuernos representen la letra “v” de la palabra.
  •  Jugar a como se diría una palabra a la que le quitas o añades una letra. Por ejemplo. ¿qué palabra nos quedaría si a plato le quitamos la “l”?
  • Inventar historias con palabras que dice otra persona.
  • El juego del “ahorcado”.
  • El juego de “arriba el lápiz”

Por otra parte, si el problema de disgrafía es debido a la escritura en espejo podemos:

  • Jugar a imitar el movimiento que esta haciendo la persona que esta en frente.
  • Seguir instrucciones que impliquen moverse hacia todas las direcciones espaciales para encontrar “el tesoro”.

Desde la Clínica Polivalente RCB esperamos que esta información te haya sido de utilidad.

En clínica Polivalente RCB  puedes encontrar todos los recursos y profesionales que ayuden a tu hijo para conseguir una expresión escrita adecuada.

También puedes consultar otros artículos que te pueden resultar de interés como: “mi hijo tiene dificultades para resolver problemas de matemáticas”.

Llámanos, consulta nuestra web o ven a nuestras instalaciones en Llano de Brujas o Guadalupe y pide información sin compromiso. Estaremos encantados de atenderte.

Categorías Logopedia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

C. RCB - Guadalupe

Av Principe de Asturias 2, 30107
Guadalupe, (Murcia)

646 39 42 77
guadalupe@clinicarcb.com

C. RCB - Llano de Brujas

C/ Reina Sofía 6, 30161
Llano de Brujas, Murcia

670 95 31 11
llanodebrujas@clinicarcb.com